Inicio La Fundación Nosotros

Nosotros

E-mail Imprimir PDF


La Fundación Canaria Yakaar es  el  nombre  elegido  por Sitapha  Savané para  su  fundación.

Yakaar es wollof y significa: esperanza, una palabra que designa que es posible todo aquello que deseamos.  Eso es lo que une al equipo de Yakaar, la certeza de saber que  cambiar  la  realidad  que  nos  rodea  no  es  sólo  es  posible  sino  que  además  es imprescindible.  Por  eso,  las  prioridades  de la fundación  se  centran,  en  mejorar  las condiciones  de  salud  y  educación  tanto  de  Canarias  como  de  Senegal.  Esto  nos permitirá trabajar  la interculturalidad entre las dos regiones, tan importante en Canarias por ser este un lugar de tránsito de muchos inmigrantes africanos.

El  gran  potencial  de  éxito  de  Yakaar  se  encuentra  en  difundir  una  imagen  de África alejada de la pobreza y la miseria. Y un buen ejemplo es la cultura senegalesa, el país de la teranga, de la hospitalidad, que tanto se asemeja con la manera de acoger que tienen los canarios. Centrándonos en la promoción de las culturas en aquello que nos une, será  lo que haga que todos se pueda sentir identificados con el proyecto.

Hay mucho que exportar de África al margen de sus bienes materiales. La riqueza de este continente, reside también en el arte, la gastronomía, sus valores y el respeto por sus tradiciones. Todo esto son elementos claves que tenemos en cuenta para hacer cooperación al desarrollo,  pero  en  un  doble  sentido,  es  decir,  nuestra fundación promocionara  la  ayuda  a  la cooperación senegalesa desde Canarias y para Canarias. Puesto que lamentablemente en  Canarias  la  pobreza  es  un  problema  social  de  primer  orden,  máxime  cuando estadísticamente vemos como esta se ha feminizado, hay un porcentaje muy alto de mujeres  canarias,  madres  y  soporte  económico  de  la  familia  que  se  encuentran  en situaciones precarias. Con la grave consecuencia por tanto de tener un alto índice de menores en riesgo de exclusión social.

Por  tanto  Yakaar tendrá  como  beneficiarios  directos  de  sus  actividades  a  los menores  y  las  mujeres,  entendiendo  estos  dos  estamentos  de  la  sociedad  como  los motores de la misma, sin excluir otros sectores de la población.